Súplica para ser enterrado en la playa de Sete

Hace mucho, mucho tiempo, en un lugar muy, muy lejano del ciberespacio, publiqué la traducción de una de las mejores canciones que, en mi modesta opinión, se han publicado. Se trata de la fantástica canción de Georges Brassens ‘Supplique pour être enterré à la plage de Sète’. Me ha apetecido recuperarla en este momento, para dejar clara la pasión que en Hotel Particular sentimos por el gran George.

Súplica para ser enterrado en la playa de Sete.

El hombre de la Guadaña, que nunca me ha perdonado
que sembrara flores en los agujeros de su nariz,
me persigue con un celo imbécil.
Entonces, acosado de cerca por los entierros
consideré positivo poner al día mi testamento,
pagarme un codicilo.

Moja en la tinta azul del golfo de León,
moja, moja tu pluma, o mi vijeo escribano,
y con tu letra más bonita,
apunta lo que deberá ocurrirle a mi cuerpo
una vez que mi alma y él ya no estén de acuerdo
más que en un punto: la ruptura.

Cuando mi alma haya emprendido su vuelo hacia el horizonte,
hacia el de Gravoche y Mimi Pinson,
el de los golfillos y las modistas,
que mi cuerpo sea llevado de vuelta a mi tierra natal
en un coche cama de la línea Paris-Mediterráneo
con fín en la Estación de Sete.

Mi panteón familiar, desgraciadamente no es completamente nuevo.
Vulgarmente hablando, está lleno a reventar
y, de aquí a que salga alguien,
corro el riesgo de que pase demasiado tiempo, y no puedo
decir a esa buena gente: apretaos pues un poco,
haced sitio de alguna manera a los jóvenes .

Justo al borde del mar, a dos pasos de las olas azules
cavad, si es posible, un pequeño agujero blandito,
un buen nicho pequeñito,
cerca de mis amigos de la infancia, los delfines,
a lo largo de esa playa en la que la arena es tan fina
en la playa de Corniche.

Es una playa en la que, incluso en sus momentos furiosos,
Neptuno no es tomado nunca demasiado en serio.
Donde cuando un barco naufraga
el capitán grita: “Soy el jefe abordo!
Sálvese quien pueda, el vino y el anís primero
Cada uno su bombona y coraje”

Y es ahí donde, antaño, a mis quince años cumplidos,
a la edad en la que divertirse sólo ya no basta,
conocí mi primer amorío.
Cerca de una sirena, una mujer-pez,
recibí la primera lección del amor;
me tragué mi primer “para!”.

Con el debido respeto hacia Paul Valery,
yo, el humilde trovador, sobre él yo sobresalga,
el buen maestro me lo perdone.
Y que, al menos, si sus versos valen más que los mios,
mi cementerio sea más marino que el suyo,
y no disguste a los autóctonos.

Esta tumba, como un sándwich entre el cielo y el agua,
no dará una sombra triste al paisaje,
sino un encanto indefinible.
Las bañistas se servirán de ella como biombo,
para cambiar de ropa y los niños
dirán: ¡qué guay, un castillo de arena!

Y si no es demasiado pedir: sobre mi parcelita,
plantad, os lo ruego, alguna especie de pino,
pino parasol, preferentemente,
que sabrá proteger contra la insolación,
a los buenos amigos que vengan a mi concesión para hacerme
afectuosas reverencias.

Unas veces llegados de España, otras veces de Italia,
todos cargados de perfumes, de músicas bonitas,
el Mistral y la Tramontana.
Sobre mi último sueño verterán los ecos,
de villanelles, un día y otro de fandangos,
de tarantelas y de sardanas.

Y cuando tomando mi colina por una especie de almohada,
una ondina venga a dormitar gentilmente,
vestida con menos que nada,
yo pido perdón por adelantado a Jesús,
si la sombra de su cruz se posa allí un poco encima,
para una pequeña felicidad póstuma.

Pobres reyes faraones, pobre Napoleón.
pobres grandes desaparecidos que yacen en el Panteón,
pobres cenizas de gente importante,
vosotros envidiaréis un poco al eterno veraneante,
que se pasea en patinete sobre la playa, soñando
que pasa su muerte de vacaciones.

Vosotros envidiaréis un poco al eterno veraneante,
que se pasea en patinete sobre la playa, soñando,
que pasa su muerte de vacaciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Momentos musicales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Súplica para ser enterrado en la playa de Sete

  1. safont dijo:

    y aquí reaparezco guadianamente, ahora ya con trabajo fijo y responsabilidades y esas cosas… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s