Cinco canciones y un funeral, una lista de Beronikes

Cinco canciones y un funeral

Resulta extraño y realmente difícil prologar la entrada, en un modesto blog como éste, de una persona a la que, además de apreciar personalmente, le atribuyes la cualidad de escribir mejor que tú; sobre todo si esa cualidad intuyes que proviene del hecho de “pensar” mejor que tú (en orden y acierto).

Realmente, no recuerdo hace cuanto “conocí” a Vero, pero si recuerdo perfectamente que fue una canción de Georges Brassens la que unió nuestro discurrir por Internet y ese sí que es un magnífico principio. Principio que, después, no siempre discurre por los mismos caminos (yo, indie de más, ella muy ecléctica, pero de raíces profundamente blueseras). El caso es que en esa diferencia se encuentra, precisamente, la gracia y, sobre todo, la raíz de la ausencia de prejuicios y estructuras rígidas, que es quizá lo que aprendo, como modesto discípulo, día a día.

Si todo esto lo aderezamos de un gran gusto musical, como demuestra la presente lista, tenemos todos los ingredientes precisos de una presentación.

Como siempre, os dejo incorrupta su lista de cinco canciones y un funeral:

No me gusta hacer listas. Son un fraude. Son estancas, no se mueven, no pueden ser definitivas, al menos si son listas musicales, porque la música es una pantalla de proyección emocional, y las emociones, por definición, se mueven. Así que cuando Flint me invitó a publicar una lista, entré en pánico. No supe alrededor de qué tema construirla, pero por razones que me llevaría demasiadas líneas explicar, pensé que no hay nada más definitivo que la muerte. Así que, ésta no es una lista original, pero al menos es una lista útil.

Creo en los ritos. Porque es mentira que no pasa nada, o que celebramos todos los días. Es mentira que no es importante. Nos pasan cosas coño. Nos pasan cosas importantes. Nos pasan personas importantes. Y cuando me vaya, quiero despedirme, aunque en mi despedida se mezclan las cosas que me gustaría decir con las que me gustaría que pensaran. En mi vida habrá más canciones y más personas que se me incorporen, o al menos eso espero, pero lo que es seguro, es que si la música vehiculiza mi partida, estas cinco canciones que están, como suele decirse, son, por infinitas razones, aunque no estén todas. Las cosas y personas importantes. Las dueñas de mi lista. A vuestra salud.

La primera es “She’s a rainbow” (The Rolling Stones), siempre lo tuve claro: “Ella llega en colores. Ella es como un arco iris”, un poco narcisista, pero bonito, joder. La segunda canción es “O Leãozhino” de Caetano Veloso, que mil veces he cantado a mis hijos: “te quiero leoncito/a”. “While you were sleeping”, esa preciosidad de Elvis Perkins siempre me sugirió muerte… entendí que si la vida es sueño, morir debe ser lo más parecido a despertarse, y así se convirtió en perfecta candidata para esta lista. No podía faltar “They can’t take that away from me” en versión de Billie Holliday: “Es posible que nunca volvamos a encontrarnos, pero siempre quedará en mi memoria la forma de tu sonrisa, tu forma de cantar fuera de tono, la forma en que persigues mis sueños…” para quien ame en ese momento, que espero, sea la misma persona a quien amo hoy. Y para terminar: Van Morrison, que me ha acompañado siempre, y para quien simplemente… no tengo palabras. Su música tiene ese aire melancólico pero cálido de las despedidas. Y me encantará marcharme acunada en los brazos de “In to the mystic”.

Y ya que estamos… estas cinco me satisfacen, sí, pero… que no deje de sonar al menos una de los Beatles, cualquier blues de Taj Mahal, una de Bob Dylan y una de Silvio Rodríguez. Y… ¡hostia! que aún soy joven, y espero con entusiasmo todos los días, espero que muchos, que aún estén reservados a todas mis pasiones.

Ya dije que no era una lista original, pero al menos espero que sea una lista útil, porque avisados quedáis 🙂“.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Momentos musicales, Playlist invitada. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cinco canciones y un funeral, una lista de Beronikes

  1. Beronikes dijo:

    Muchísimas gracias por tu presentación! Me ha hecho mucha ilusión! Además la canción de Brassens con la que tropezamos fue “Supplique pour être enterré sur la plage de Sète” , muy propia para el tema de mi lista, ¡debería añadirla!

    Muy afortunado, por cierto, ese tropiezo. ¡Y que nos sigamos leyendo por muchos años!

    Un abrazo!

    Verónica

  2. Flint dijo:

    Muchas gracias a ti por tu lista, Vero!
    Recuerdo que, cuando me mandaste la lista, pensé que estaría, pero al mismo tiempo me gustó que no estuviera, huyendo de lo evidente 😉
    Un abrazo!
    Flint

  3. Pingback: Cinco canciones y un funeral | La nada es azul

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s