The Decemberists – What a terrible world, what a beautiful world

Portada

Colin Meloy es uno de los mejores (si no el mejor) compositor de la actualidad. Y eso debería bastar para plasmar cualquier opinión sobre un disco de los Decemberists.

Si uno decide abandonar la pose fanboy y tratar de razonar por qué está entre aquellos a los que el nuevo disco de los Decemberists le ha convencido e, incluso, con las escuchas, comenzado a fascinar, debería tratar de intentar explicar que lo importante de un disco es, precisamente, eso: lo que te hace sentir.

Una verdad sencilla, casi naïf, pero que precisamente por sencilla y naïf muchas veces despreciamos, al menos como argumento explicativo-justificativo.

Nos acercamos a un disco, con la mano de la razón sobre la barbilla, escrutando si Meloy y los suyos nos traen un ‘Hazards of love’ o un dulce ‘Picaresque’, con la actitud de quien en realidad ya tiene (pre-)decidido que es imposible que vuelven a alcanzar semejantes cotas y dispuesto por ello a ponerle una nota baja en rateyourmusic

Pero las cuatro primeras canciones te desmontan. No han hecho nada nuevo. Han hecho el mismo tipo de canción. Precisamente ese tipo de canción que plasma los sonidos que tienes en tu cabeza como santo grial de los temas pop y con los que has crecido musicalmente. Empiezas a mover los pies, empiezas a empatizar y sentirte bien; es primavera, hay sol, te sonrien, la vida es bonita…

Y llega “Make you better” y piensas, ¡joder, lo han vuelto a hacer!. No es Hazards of Love, no es Picaresque, pero sigue sonando tan sincero, potente, directo, electrizante, embriagador y embaucador como siempre.

Y es que Colin Meloy es a la música lo que Cruyff o Zidane al fútbol: magos que, en la fase final de su carrera, aunque ya no sean los que más corren, los que más marcan o los que más aparecen, siguen sabiendo hacer ese pase, ese control, esa finta que vale más que toda la carrera de tantos otros.

Colin Meloy lo tiene, tiene eso que te mueve a que un disco te guste y no seas capaz de juzgarlo racionalmente…. pero, ¿quién querría juzgar racionalmente la música?

Luega están el resto, los que no empatizais con su propuesta. Una lástima… pero hasta a Cruyff y Zidane había quien le ponía peros…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Recomendaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s