Hotel Particular 02×07 – El lado femenino del indie

Imagen de la web de videos-musicales.net

Tras muchos programas, una de las constates que he apreciado es que la inmensa mayoría de canciones que hemos escuchados tienen una voz en masculino. Más allá de nuestra parte de culpa (que seguro existe), apreciamos que el mundo de la música independiente presenta esta triste carencia, de la que, por ejemplo, la música mainstream se liberó hace tiempo. La mayoría de cantantes son masculinos. Para repasar las voces femeninas que nos gustan y motivan, os presentamos este programa.

http://www.ivoox.com/hotel-particular-02×07-el-lado-femenino_md_4294647_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Publicado en Programas | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Hotel Particular 02×06 – Semana

Volvemos después de unas semanas con la finalidad de recuperar el pulso del programa y que mejor para ello que zambullirnos en la rutina con un tema rutinario como es el dedicado a la semana, esa particular forma de la que nos hemos dotado para medir el tiempo en el corto plazo. Canciones semanales sobre lunes, martes & Cia.

http://www.ivoox.com/hotel-particular-02×06-semana_md_4243616_wp_1.mp3″

Ir a descargar

Publicado en Programas | Etiquetado | Deja un comentario

Esperando a Sufjan…

Esperando Carrie & Lowell, nos entretenemos con esta maravilla, adelanto del disco:

 

 

Publicado en Momentos musicales | Etiquetado | Deja un comentario

Hotel Particular 2×05 – Los 7 pecados capitales

804367-serge-gainsbourg-and-jane-birkin

Volvemos a la carga después del descanso navideño con un programa dedicado a repasar canciones que nos recuerden a los 7 pecados capitales. Lujuría, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y soberbia serán los protagonistas de nuestro programa, a través de temas de Serge Gainsbourg & Jane Birkin, Bunbury, Queen, Tom Waits, Bob Dylan, Manel, Creedence Clearwater Revival, Nick Cave & the Bad Seeds y Johnny Cash.

Unos excelentes maestros de ceremonias para un programa de lo más pecaminoso…

http://www.ivoox.com/hotel-particular-02×05-los-7-pecados-capitales_md_4022195_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Publicado en Programas | Etiquetado | Deja un comentario

The Decemberists – What a terrible world, what a beautiful world

Portada

Colin Meloy es uno de los mejores (si no el mejor) compositor de la actualidad. Y eso debería bastar para plasmar cualquier opinión sobre un disco de los Decemberists.

Si uno decide abandonar la pose fanboy y tratar de razonar por qué está entre aquellos a los que el nuevo disco de los Decemberists le ha convencido e, incluso, con las escuchas, comenzado a fascinar, debería tratar de intentar explicar que lo importante de un disco es, precisamente, eso: lo que te hace sentir.

Una verdad sencilla, casi naïf, pero que precisamente por sencilla y naïf muchas veces despreciamos, al menos como argumento explicativo-justificativo.

Nos acercamos a un disco, con la mano de la razón sobre la barbilla, escrutando si Meloy y los suyos nos traen un ‘Hazards of love’ o un dulce ‘Picaresque’, con la actitud de quien en realidad ya tiene (pre-)decidido que es imposible que vuelven a alcanzar semejantes cotas y dispuesto por ello a ponerle una nota baja en rateyourmusic

Pero las cuatro primeras canciones te desmontan. No han hecho nada nuevo. Han hecho el mismo tipo de canción. Precisamente ese tipo de canción que plasma los sonidos que tienes en tu cabeza como santo grial de los temas pop y con los que has crecido musicalmente. Empiezas a mover los pies, empiezas a empatizar y sentirte bien; es primavera, hay sol, te sonrien, la vida es bonita…

Y llega “Make you better” y piensas, ¡joder, lo han vuelto a hacer!. No es Hazards of Love, no es Picaresque, pero sigue sonando tan sincero, potente, directo, electrizante, embriagador y embaucador como siempre.

Y es que Colin Meloy es a la música lo que Cruyff o Zidane al fútbol: magos que, en la fase final de su carrera, aunque ya no sean los que más corren, los que más marcan o los que más aparecen, siguen sabiendo hacer ese pase, ese control, esa finta que vale más que toda la carrera de tantos otros.

Colin Meloy lo tiene, tiene eso que te mueve a que un disco te guste y no seas capaz de juzgarlo racionalmente…. pero, ¿quién querría juzgar racionalmente la música?

Luega están el resto, los que no empatizais con su propuesta. Una lástima… pero hasta a Cruyff y Zidane había quien le ponía peros…

Publicado en Recomendaciones | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Ought – More than any other day (2014)

Ought

Reconozco que siento una gran fascinación por los discos de debut. Es ésta una disciplina que siempre depara al melómano agradables sorpresas.

En primer lugar, está la búsqueda, pues no se trata de escuchar un disco, el nuevo disco de tu artista favorito, que llega a ti sin que realmente tengas que hacer nada, excepto estar atento a la actualidad musical y ver su nombre entre los próximos lanzamientos. En el caso de las bandas debutantes, por el contrario, el oyente está en la oscuridad y los motivos que le llevan a conceder su atención a ese disco de unos chavales que no conoce de nada, siempre son misteriosos: la lectura de una reseña dónde le hablan de referencias que le gustan, haber escuchado en la radio una canción, un comentario en twitter, una frase de una canción que al final se nos mete en la cabeza y nos lleva a querer más… Descubrir nuevas bandas es, en cierto modo, una aventura y, por ello mismo, una apuesta y, quizá eso, en un mundo como el nuestro, que tanto tiende al gris, es lo que lo hace tan atractivo.

Al mismo tiempo, descubrir una banda y escucharla, si finalmente te gusta, también supone establecer, debido a lo que como decíamos tiene de apuesta, una especie de esperanza, de pacto tácito con ellos: conciertos, entrevistas, espera (más o menos ansiosa) de un nuevo disco que confirme nuestras esperanzas y, si nos ha gustado realmente mucho, llegar incuso a incurrir en esa difícil e inútil labor de apostolado.

Pero sobre todo, descubrir nuevas bandas que realmente (y recalco el realmente) nos gustan, es una experiencia sonora muy potente. Esa sensación de haber encontrado un grupo que es capaz de plasmar ideas que tenías en tu cabeza y que ahora escuchas sonar tan bien, es un sentimiento potente que, a los apasionados de la música, nos debe hacer segregar algún tipo de endorfinas y nos pone en órbita. Escuchas contínuas, búsqueda de referencias, abandono y vuelta a él pasadas unas semanas…

Tenía mucha razón Antonio Luque (aka. Sr. Chinarro) cuando decía que el disco de debut de una banda era quizá siempre su mejor (o al menos, más personal) trabajo, pues plasma todo el tiempo que transcurre desde que unos chavales empiezan a tocar hasta que graban el disco; tiempo y energías que normalmente no se vuelven a tener nunca más cuando uno entra en la vorágine que implica el negocio musical.

A ello, creo que se debe unir el valor de la inexperiencia que, en el caso de la creación artística se torna en frescura del conjunto, por mucho que ello reste precisión o concreción al producto.

Toda esta (demasiado larga) introducción viene al cuento de dejar constancia del que para mi ha sido el mejor disco de debut de 2014. El mejor disco en una categoría que, como veis, me gusta mucho. Un disco tremendamente atrevido que somete a revisión a todo un género, el punk, que ya no está de moda. Un disco tremendamente adulto para un grupo tremendamente joven, en el que las referencias del género (Television, la Velvet underground, Talkin’ heads, Neu!, se aprecian al instante y se encuentran “muy bien traídas”, sin que el resultado, no obstante, se presente como un simple collage o tributo insulso.

Un disco de debut de una banda con un futuro prometor, a la que os invito que hagáis un hueco y que pongais en vuestro radar de seguimiento para futuros años.

Publicado en Discos recomendados | Etiquetado , , | 4 comentarios

Luminosa confirmación

Imagen de Pitchfork.com
Avi Buffalo constituyeron hace ya cuatro años, en unas fechas que parecen ahora tan lejanas, una de las sopresas más agradables de la escena indie americana. En un mundo dominado por propuestas complejas, donde las canciones presentan numerosas capas y variados (y todos válidos) prismas de análisis, el album homónimo con el que hicieron su debut estos californianos supuso una bocanada de aire fresco, de vuelta a temas luminosos, sencillos y tremendamente embuidos por el espíritu pop más genuino y auténtico. Un disco que en apariencia era muy poco americano y que entroncaba, en muchos aspectos, más con las tendencias de la música escocesa de los mejores noventa.

Como cualquier grupo que nos sorprende y enamora, esperaba con ansias la llegada del tan difícil segundo disco. ‘At best cuckold’, que llega cuatro años después, en un lapso de tiempo que no ha hecho sino hacer crecer la expectación que teníamos, no sólo no defrauda un ápice, sino que estaría bien situado para formar parte de un hipotético Top 5 de “segundos discos que mejoran muy buenos discos de debut”.

Pop fresco y directo, construido sobre la base de guitarras y harmonias vocales, que nos devuelven a atmósferas claras y luminosas y en las que se consigue, con una simplicidad pasmosa (simplicidad meramente aparente, pues se aprecia las horas de trabajo que se esconden tras cada una de las canciones, producidas por el propio grupo) que el pop de tradición más inglesa se dé la mano con las mejores herencias del sonido más puro de la costa oeste americana.

Diez maravillosas canciones en las que Avigdor Zhaner-Isenberg y los suyos vuelven a darnos motivos para enamorarnos de, precisamente eso, canciones. Temas como ‘So what’, ‘Can’t be too responsible’ o ‘Overwhelmed with ride’ son auténticos diamantes en bruto.

Luminosa confirmación y máxima alegría por tener un nuevo grupo candidato a ser nuestra futura banda favorita.

Entrada originalmente publicada en Medium (https://medium.com/@flintastico/luminosa-confirmacion-c4053710c8da).

Publicado en Discos recomendados | Etiquetado , | Deja un comentario